Sustitutos del azúcar

¿Qué es el azúcar blanco refinado?

La RAE define la palabra azúcar como «Sustancia cristalina perteneciente al grupo quí­mico de los hidratos de carbono, de sabor dulce y de color blanco en estado puro, soluble en el agua, que se obtiene de la caña dulce, de la remolacha y de otros vegetales».

La definición más técnica podrí­a ser que el azúcar es un tipo de glúcido compuesto por una molécula de fructosa y otra molécula de glucosa, conocida también con el nombre de sacarosa.

Entonces, ¿Qués es la glucosa? La glucosa es un monosacárido (azúcar que no se puede descomponer en otro más simple por hidrólisis) y fuente de energí­a para nuestro cuerpo. La glucosa se engloba dentro de los carbohidratos que el sistema digestivo procesa junto con el resto de carbohidratos que ingerimos para alimentar a las células. La glucosa también recibe la denominación de ‘dextrosa

La fructosa es también un monosacárido. Es el azúcar natural de las frutas y verduras que se absorbe de manera muy rápida por parte del organismo. Se metaboliza principalmente en el hí­gado y no eleva tanto los niveles de glucosa en sangre como el azúcar de mesa.

¿Por qué no se metaboliza el azúcar refinado?

El azúcar que nos da la naturaleza viene acompañada de complejas combinaciones de enzimas, vitaminas y minerales, que permiten que el azúcar pueda ser asimilado y quemado fácilmente en el organismo, sin embargo el azúcar blanco de mesa, pasa por un proceso industrial de refinado y blanqueamiento, donde se emplea ácido sulfúrico, tan perjudicial para la salud.

El aporte nutricional del azúcar de mesa es nulo, además, por el proceso industrial al que se somete, pierde la facultad de metabolizarse en el organismo, incluso cediendo éste reservas propias de vitaminas (principalmente tiamina), enzimas y minerales, para poder asimilarlo.

Las reservas de tiamina (vitamina B1) se encuentran en el corazón y en el hí­gado. Si el consumo de azúcar refinado es alto, se requiere de un extra de vitamina B1, repercutiendo naturalmente en el corazón e hí­gado, que no podrán cumplir sus funciones normales por haber cedido más cantidad de tiamina y quedarse sin reservas, lo que puede generar problemas hepáticos y cardí­acos.

Cuanto más azúcar consumimos, más insulina debe generar nuestro páncreas para bajar los niveles de azúcar en sangre, pudiendo provocar en algunos casos que nuestro páncreas deje de generar insulina, lo que se conoce como diabetes tipo I.

Sustitutos del azúcar

Queda claro que el azúcar refinado no aporta ningún beneficio para la salud, sino todo lo contrario. Sin embargo, el exceso de azúcar desde la infancia es muy elevado. Acostumbramos a los niños a merendar o desayunar bollos industriales, zumos de frutas con un alto porcentaje de azúcares añadidos, yogures, bebidas azucaradas… cada dí­a superamos en gran medida el 10% diario recomendado por la OMS (12 cucharitas diarias).

El cambio de hábitos debe comenzar por leer las etiquetas de los productos que consumimos para conocer el azúcar que ingerimos a diario, de ésta forma, nos daremos cuenta de la cantidad de azúcares que ingerimos a diario sin darnos cuenta. Deberí­amos sustituir alimentos por otros con un í­ndice glucémico más bajo para prevenir futuras enfermedades.

Los mejores sustitutos del azúcar

Podemos seguir endulzando nuestra vida con algunos cambios. La Stevia (cuanto más pura mejor) se ha ganado un primer puesto en el listado por sus valores, pero su sabor es especial y su amargor no convence a todo el mundo. Si quieres otra alternativa, el azúcar de abedul es tu mejor opción, su sabor es idéntico al azúcar de mesa, vamos que ¡en una cata a ciegas no notarás la diferencia!.

Os dejamos una lista con más alternativas al azúcar blanco y sus í­ndices glucémicos:

Stevia 0

Azúcar de Abedul 7

Sirope de ágave 10

Fructosa 19

Azúcar de coco 35

Miel 55

Panela 65

Azúcar de caña 68

Glucosa 99

Y tú, ¿cómo endulzas tu vida?

Sobre Supermercado Bio 22 Artículos
Expertos en Alimentación Ecológica, Dietética y Nutrición Deportiva.

2 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*